¿QUÉ ES UN PROCESO DE TRANSFORMACIÓN PERSONAL Y CÓMO SUCEDE?

Seguro que has leído o has escuchado hablar sobre los procesos de transformación personal y has pensado qué quieren decir exactamente esas palabras y te has preguntado ¿si yo viviera ese proceso, qué me pasaría realmente?

El ser humano se siente cómodo en su zona de confort, en aquello que conoce y con lo que se siente cómodo, que no tiene que coincidir exactamente con lo que realmente le hace feliz.

Hemos crecido en una sociedad en donde aprendimos que lo desconocido implica miedo y lo conocido es seguridad pero ¿Sabes todas las consecuencias que provoca este pensamiento? Ansiedad, estrés, depresión, falta de seguridad,... Y es que no hay nada peor que creer que no podemos hacer nada. Al tener este patrón de pensamiento adquirido y al escuchar a nuestro alrededor frases del tipo: “mas vale malo conocido, que bueno por conocer” o “¿y si sale mal? provoca en nosotros dudas que hacen que nos cueste tomar una decisión y generar un cambio significativo en nuestra forma de vivir.

Pero, si no tienes la vida que realmente quieres o estás viviendo una situación difícil y quieres vivir una vida feliz y satisfactoria sin mover ni cambiar absolutamente nada ¿parece un poco paradójico verdad? Es como si quisieras que te tocara la lotería sin ni siquiera comprar un solo billete por lo que es bastante difícil que tu vida cambie sin mover absolutamente ninguna ficha. La pregunta que tienes que hacerte es: Si pudieras elegir y no hubiera ninguna consecuencia o nadie juzgara tu decisión, ¿vivirías la vida, tal y como la vives hoy?

La transformación personal significa básicamente vivir un “cambio de forma”, un cambio profundo que afecta a todas nuestras dimensiones: la forma que somos, sentimos, pensamos, actuamos o nos relacionamos. Y ese cambio conlleva un coraje, un compromiso y un amor hacia uno mismo ya que hay que enfrentarse a miedos y bloqueos que nos impiden salir de nuestra zona de confort y que tenemos que vencer para conseguir lo que realmente queremos.

 

¿Cómo conseguimos identificar qué necesitamos cambiar y cómo lo hacemos?

Antes de nada lo más importante es conocerse realmente a uno mismo. Todos pensamos que nos conocemos, pero ¿cuánto tiempo has dedicado en tu vida a analizar lo que haces o lo que sientes?

Después hay que identificar las creencias que están limitando tu vida personal y profesional. Son esas creencias limitantes que tenemos y que nacen de las gafas con las que vemos nuestro mundo ¿Te suenan algunas de estas creencias limitantes: Yo no valgo para ese trabajo, no tengo nada en mí que pueda gustar a otra persona, si dejo a mi novio no voy a encontrar nadie que me quiera o tener mucho dinero te convierte en una mala persona?

Una vez identificadas esas creencias que nos limitan hay que cambiarlas por creencias poderosas, es decir, por aquellas que animan o provocan conductas que te llevan a adonde quieres llegar. Para ello es necesario crear un nuevo desarrollo emocional en positivo a través de herramientas o técnicas como la PNL.

 

¿Qué consigues en un proceso de transformación?

  • Cambiar las creencias limitantes por creen­cias poderosas
  • Descubrir cuál es el motor que te impulsa y lo que de verdad te motiva, para poder generar un nuevo escenario más potenciador y feliz en tus relaciones personales, profesionales y en tu vida.
  • Aprender a hacer todos los cambios ne­cesarios para cumplir tus deseos y metas, y tomar más conciencia de esos recursos que ya tienes para terminar de dar un impulso hacia donde de verdad quieres ir.
  • Ganar el control de tus pensamientos, emo­ciones y acciones, por lo tanto, ganar el control de tu vida.

 

En definitiva, vivir un proceso de transformación personal es posible, pero será necesario que haya un compromiso real por tu parte y estés realmente dispuesto a vivirlo.

Entradas recientes